Mapa del sitio Quienes somos Comuníquese con nosotros Newsletter

Tema Transdisciplina    Ver todas las notas de esta sección

 

Psiquismo, transdisciplina y transdisciplinariedad
Mara del Rosario Lores Arnaiz


El trabajo que contina ha sido elegido por mostrar las lneas histricas y ntidamente definidas que dentro del campo de "las ciencias" se esfuerzan por lograr eludir las deficiencias que plantean los estrechos marcos de cada disciplina o debiramos decir que son los estrechos marcos y perspectivas a los que se aferran aqullos que se dedican a esas disciplinas? Son esos intentos, lo sabemos, los que dan lugar a nuevos espacios pero si esos espacios se constituyen tambin lograrn fosilizarse; cada instauracin traer la afirmacin de ese pequeo trozo alcanzado y por eso se querr eliminar cualquier posibilidad de movimiento, como si el movimiento de continuacin atentara contra lo ya conseguido. Es un error, pero bueno, seamos condescendientes con los que no quieren ir ms all (de lo obtenido), las fuerzas de la estabilizacin dan crditos identitarios (se puede creer saber quien se es all y por lo tanto tambin se obtienen recompensas). Dicho en las palabras de la autora, la transdisciplina: "Hace estallar los lmites de las disciplinas, entrelazando avances logrados en campos diferentes, y da por resultado campos nuevos, conceptos nuevos, leyes nuevas. Una vez nacida, no hay retroceso. La transdisciplina se vuelve cada vez ms monoltica, cual una simple disciplina, y con el tiempo, quiz est lista para una nueva mutacin". Dos cuestiones, una no estamos de acuerdo con lo monoltico, por eso propusimos y proponemos a la transdisciplina como "acontecimientos transdisciplinarios" y no como una transdisciplina constituda y esperando mutaciones; justamente la transdisciplina puede dar cuenta de su no ser disciplina y por eso no acepta "leyes", esta es nuestra segunda consideracin. La transdisciplina es ir ms all para volver de distinto modo, con algo sucedido, con algo modificado a las prcticas de cada disciplina, o si se prefiere a la rutina de cada prctica, pero con ese acontecimiento que nos brinda la posibilidad de que algo haya cambiado. Algo. No es poco.

Sergio Rocchietti

EL CONCEPTO DE TRANSDISCIPLINA

La idea de que las disciplinas cientficas se hallan fuertemente conectadas entre ellas es muy antigua, y surge de la consideracin de distintos aspectos: el mtodo, el lenguaje, los vnculos de fundamentacin entre las mismas. En la antigedad clsica, Aristteles, inspirndose en la geometra, caracteriz al mtodo de las ciencias y la filosofa como la deduccin del mayor nmero posible de teoremas, a partir de un conjunto de axiomas. Habl tambin de postulados comunes a todas las ciencias. Cre la lgica como disciplina que estudia las estructuras correctas del razonamiento. Las restantes ciencias hallaron as un fundamento en la doctrina de las formas correctas de razonamiento. Eran, pues, transdisciplinas?

En rigor, al definir de ese modo el mtodo de las ciencias, Aristteles excluy la posibilidad de incluir contradicciones en las teoras, as como conceptos equvocos, puesto que ni unas ni otros podran pasar los tests lgicos. La lgica, pues, era una ciencia supuesta por toda otra ciencia, y el alcance del concepto ciencia quedaba claramente restringido. Pero que una disciplina utilice el lenguaje y las herramientas de una disciplina formal, sea sta la lgica o la matemtica, no implica que la concepcin de su objeto de estudio, de las propiedades sobre las que investiga, se vea alterada. Matemtica y lgica permiten exactificar afirmaciones y extraer nuevas consecuencias, pero la ndole de las propiedades estudiadas est determinada, en la visin aristotlica, por los axiomas.

Muchos siglos despus, a fines del XIX, lgica y matemtica se fusionaron y nacieron a la vez dos transdisciplinas: la lgica matemtica, tambin llamada "lgica moderna", y la "matemtica moderna". Cambi la concepcin del mtodo axiomtico y el objeto de cada una de estas disciplinas se vio profundamente modificado por sus mutuas relaciones. La lgica, que se haba conservado muy prxima a los desarrollos aristotlicos, ampli notablemente su campo, al incluir el estudio de estructuras de razonamiento cuya correccin o incorreccin no poda establecerse silogsticamente, y al introducir la metalgica, o estudio de las propiedades formales de sistemas lgicos. Los axiomas fueron sustituidos por funciones proposicionales, esto es, frmulas que no son verdaderas ni falsas hasta tanto sus variables sean reemplazadas por constantes. La seleccin arbitraria de los mismos suplant a la intuicin, dejando paso a una multiplicidad de sistemas axiomticos diversos. En particular, la geometra se haba adelantado a estos cambios revolucionarios con el desarrollo de los sistemas no eucldeos, a mediados del siglo XIX.

En el Renacimiento comenzaron a desarrollarse las ciencias empricas, de las que la fsica, con Galileo, alcanz su mxima expresin. El mtodo, una vez ms, era comn a todas y consista en la experimentacin y la observacin. Para el siglo XVIII, fsica y qumica comenzaban a fusionarse con Avogadro, Berthollet, Lavoisier y otros muchos. Con Kepler primero y luego, Newton, fsica y astronoma recorrieron el mismo camino. Las ciencias de la vida hicieron lo propio mucho ms recientemente, a partir del hallazgo de la estructura helicoidal del ADN establecida por Watson y Crick, que puso las bases de la biologa molecular. Las del psiquismo son las ltimas, habindose incorporado plenamente, en la dcada del 80, al campo de las neurociencias.
En todos estos casos, hablamos tambin del surgimiento de transdisciplinas. Cmo podemos definirlas?

DISCIPLINA, INTERDISCIPLINA, TRANSDISCIPLINA

Tendemos a hablar de transdisciplina cuando el objeto de estudio de una disciplina es redefinido sobre la base de conocimientos obtenidos por el desarrollo independiente de otra, dando lugar a un nuevo campo de estudio. Astrofsica, bioqumica, biologa molecular, biopsicologa, psicologa social, antropologa social, economa social, constituyen ejemplos claros.Tal redefinicin constituye lo que se llama una elucidacin.
Es sta un tipo de definicin que intenta captar un ncleo esencial del significado de un concepto ya conocido, al mismo tiempo que desecha ambigedades presentes en el mismo. Ejemplos superlativos son la elucidacin de nmero elaborada por Bertrand Russell (1919), la de simultaneidad, por Einstein (1905), la de funcin psquica, por Mario Bunge (1981). Aunque no toda elucidacin deriva en la constitucin de una transdisciplina como es el caso de simultaneidad, la inversa es vlida: en toda transdisciplina, conceptos centrales de una disciplina madura son elucidados sobre la base de nuevas teoras y hallazgos.

Pero es este rasgo suficiente para definir a una transdisciplina?
Detengamos nuestra reflexin por un instante en las disciplinas humansticas. Estas quedaron ligadas por muchos siglos a la filosofa y en su mayora, comenzaron a alcanzar un status cientfico entre mediados y fines del siglo XIX. Este nacimiento ocurri bajo el signo de un fuerte enfrentamiento epistemolgico, entre dos grandes corrientes: positivismo y marxismo.
El positivismo, concebido por August Comte (1830-1842), impuls la idea fundamental de que las cuestiones humanas eran tambin pasibles de ser estudiadas mediante el mismo mtodo empleado por las ciencias naturales, esto es, observacin y experimentacin. El mismo Comte dio creacin a la sociologa y alent en escasas pero rotundas afirmaciones, la constitucin de una ciencia emprica de la mente.
El marxismo inici un estilo que luego se extendera a otras posiciones filosficas e ideolgicas diversas, exigiendo en principio una redefinicin de ciencia. Carlos Marx se opuso tenazmente a la extensin del campo de las ciencias empricas a los asuntos humanos propuesta por el positivismo, anatematiz los mtodos y la conceptualizacin caractersticas de tales ciencias y postul en su lugar, el mtodo dialctico. Las reglas de ste resultaron ms prximas a afirmaciones filosficas que a preceptos metodolgicos. Pero sobre todo, el marxismo llev la discusin ideolgica de la ciencia a un plano principal, en el terreno de las ciencias humanas. De este modo, el mtodo dialctico estableci una divisin extrema entre las ciencias ya desarrolladas, y las nuevas, que se reflej con gran intensidad en el terreno de las ciencias sociales.

Hacia fin de siglo, en paralelo con los desarrollos experimentales o empricos de distintas disciplinas humanas como la psicologa, la antropologa, la historia o la sociologa, un conjunto de enfoques filosficos propici otro tipo de concepcin de las ciencias aplicables a estos campos, coincidiendo, no obstante, con el marxismo, en la necesidad de diferenciar netamente su metodologa de la empleada por las ciencias de la naturaleza.
La definicin comprensivista de la ciencia (Dilthey, 1883) puso el acento en la distincin entre ciencias naturales y las que llam "ciencias del espritu". Caracteriz a stas por su uso de un mtodo opuesto al inductivo que crea propio de las ciencias de la naturaleza: el mtodo de la comprensin emptica. Era ste un recurso a la intuicin, no muy lejano del aristotlico. Rechaz la formulacin de leyes generales y propuso en su lugar un enfoque ideogrfico, basado en el estudio intenso de lo singular. Un nuevo abismo se haba abierto entre unas y otras ciencias.
La concepcin fenomenolgica de las ciencias debida a Husserl (1883) separ igualmente a stas, de las ciencias empricas. El mtodo fenomenolgico descansa en la llamada reduccin, desde cuya perspectiva resulta inapropiada la aplicacin del mtodo experimental al estudio de la problemtica humana o social.
El psicoanlisis freudiano, aunque declara formalmente su adhesin al mtodo caracterstico de las ciencias naturales, sustenta sus desarrollos en una metodologa ideogrfica, centrada en el mtodo clnico.
El existencialismo tambin incorporar, ms tarde, el rechazo de la metodologa emprica en lo que respecta al campo de las ciencias humanas.

Muchos de estos enfoques dieron lugar a sntesis. La Escuela de Frankfurt constituye, a mediados de este siglo, un intento muy definido de aunar los estudios sociales de inspiracin marxista con el psicoanlisis. Los trabajos de Theodor Adorno, Max Horkheimer, Erich Fromm, Herbert Marcuse, Jungen Habermas por citar tan slo los miembros ms relevantes de la Escuela avanzan hacia la formulacin de teoras que intentan dar cuenta de los problemas sociales ms urticantes de este siglo, como el advenimiento del nazismo y el fascismo, los genocidios, la dominacin del pensamiento crtico por el control social, sea ste basado en el terror o en el consumismo y la tecnocracia. En esas teoras, el psicoanlisis se aplica a la explicacin de mecanismos psicolgicos que parecen subyacer a la aceptacin de regmenes exterminadores, as como a la interpretacin de fenmenos colectivos. Constituye, pues, el enfoque freudomarxista, una transdisciplina?

Una caracterstica de una transdisciplina es que no establece solucin de continuidad con las disciplinas de origen. Los nuevos desarrollos retoman los antiguos en un nuevo nivel de anlisis, precisamente el que le depara la disciplina ms desarrollada.
Otro rasgo es que las elucidaciones reemplazan definitivamente a los antiguos conceptos. En el caso del freudomarxismo, ninguna de estas condiciones se cumple. Aunque Fromm analice los problemas del capitalismo empleando categoras psicoanalticas, stas continan su vida independiente, as como las teoras econmicas y sociales a las que apela. Los trabajos tienden a proponer visiones nuevas, sobre todo en un plano ideolgico; pero los desarrollos no son acumulativos, dando lugar a polmicas ms tpicas del mbito filosfico o poltico que del mbito disciplinar.
Podra quiz decirse que la transdisciplina es deudora del disciplinar, esto es, someterse a unos cnones comunes el lenguaje, el mtodo desde los cuales se construye un conocimiento de una realidad que se supone homognea aunque no haya forma de demostrarlo. Los lmites de las disciplinas cientficas fueron concebidos por Aristteles como un reflejo fiel de clases naturales con existencia propia. Pero con el paso del tiempo, y sobre todo a partir del desarrollo de las ciencias empricas desde el Renacimiento en adelante, y su notable aceleracin en este siglo, terminaron considerndose arbitrarios y sujetos a revisiones cada vez ms frecuentes.

La transdisciplina es un tributo a la complejidad del conocimiento o del mundo, como quiera pensarse, y al mismo tiempo, requiere una concepcin unificada del conocimiento. Halla su sentido en la profundizacin de explicaciones obtenidas bajo un mismo mtodo, mediante el hallazgo de mecanismos cada vez ms ntimos para procesos ya estudiados de manera muy sostenida y detallada. Hace estallar los lmites de las disciplinas, entrelazando avances logrados en campos diferentes, y da por resultado campos nuevos, conceptos nuevos, leyes nuevas. Una vez nacida, no hay retroceso. La transdisciplina se vuelve cada vez ms monoltica, cual una simple disciplina, y con el tiempo, quiz est lista para una nueva mutacin.

Cuando se habla de interdisciplina, en cambio, se apunta a un tipo de cuestiones que requieren de un conjunto de disciplinas independientes para su adecuada solucin. Propicia una unin en cierto modo "oportunista", que no crea lazos indisolubles. Apunta a resolver problemas, aunando resultados, no a desarrollar nuevas leyes. As, un enfoque apropiado del manejo de los problemas ecolgicos en un mbito urbano requiere de los aportes de la biologa, la sociologa, la bioqumica, la economa, las ciencias polticas, el urbanismo, la antropologa social, la psicologa, las ciencias de la comunicacin, la ingeniera qumica e industrial. Los objetivos son los que unifican tal diversidad de conocimientos; stos se conjugan de mltiples maneras, tendiendo al logro de aqullos. Desde luego, se necesita una buena dosis de mutuo aprendizaje y paciencia para ordenar esa Babel; pero aunque la tarea no es sencilla, no llega a la complejidad que implica fundamentar teoras ya maduras, o dar lugar a nuevas, como ocurre cuando surge una transdisciplina.

La interdisciplina conjuga saberes y expertos; y sus resultados muchas veces, magnficos son, antes que nada, pragmticos, y no tericos. El lenguaje de la teora de sistemas, comn a todas las ciencias empricas, sirve admirablemente a estos fines, permitiendo a expertos y noveles ir y venir de unos componentes al sistema que los contiene, y de ste, al suprasistema, articulando conocimientos dismiles en tantos niveles como sea necesario.


PSIQUISMO Y TRANSDISCIPLINA

El estudio del psiquismo se presta especialmente a una consideracin de las caractersticas de la transdisciplina. En efecto, la psicologa linda con las ciencias naturales a travs de la biologa y al mismo tiempo, con las sociales. Desde su nacimiento, la psicologa entrelaz su desarrollo con el de la pedagoga, la medicina, y otras ciencias. Fsicos, mdicos, educadores y filsofos fueron atrados por la nueva disciplina, y sus despliegues experimentales. Varias fueron las direcciones que tom ese comienzo: una, con Weber, Fechner y Helmholtz, constituy la psicofsica y con ella, una rama transdisciplinaria: la psicologa matemtica. El estudio de las relaciones entre la intensidad de los estmulos y la de las sensaciones que provocan en los organismos llev muy tempranamente a la constitucin de este campo, en el que las funciones matemticas se han ido refinando cada vez de manera ms sutil. Discriminacin sensorial, umbrales sensoriales, en la audicin, la visin, el tacto, el olfato, el gusto, han sido elucidados mediante modelos complejos, permitiendo nuevas predicciones y concepciones.
Como padre de la fisiologa, Helmholtz dio pasos fundamentales en la direccin de la psicofisiologa, aportando formidables investigaciones, en especial, sobre la visin y el odo. Estos tempranos aportes se han puesto una y otra vez de manifiesto, en los notables avances de la psicologa en ese terreno, siendo el premio Nobel otorgado a Hubel y Wiesel por su descubrimiento acerca de la necesidad de la estimulacin sensorial para el desarrollo ontogentico del sistema neural de la visin en el gato, o los de Zeki sobre las columnas corticales y su funcionamiento en la visin, en esta dcada, hitos muy importantes.
La psicologa experimental temprana, cultivada en los primeros laboratorios creados en el mundo entre el de Leipzig, que fund Whilhem Wundt en 1879, y las primeras dcadas de este siglo, dedic buena parte de sus esfuerzos a fundamentar los principios pedaggicos. Josefa Ioteyko en Blgica, Vctor Mercante en nuestro pas, o Claparede en Suiza, desarrollaron su trabajo con la idea de que las investigaciones acerca del desarrollo ontogentico de las funciones psquicas deba sustentar a la pedagoga. De este modo, la psicologa daba nacimiento a una pedagoga transdisciplinaria.

La aparicin de la teora de la evolucin formulada por Charles Darwin y publicada por primera vez en 1858 signific un paso muy importante para la constitucin de la psicologa como transdisciplina. En efecto, desde su formulacin, el equilibrio entre el aprendizaje y la herencia fue visto bajo una nueva luz, dando lugar al estudio del desarrollo ontogentico y filogentico de las funciones mentales. De ese modo, la psicologa comparada obtuvo su legitimacin, siendo transdisciplinaria desde su origen, puesto que requera del conocimiento pormenorizado de la biologa y etologa animal. Las leyes del condicionamiento magistralmente formuladas por Pavlov y Thorndike constituyeron los primeros casos de una formulacin biopsicolgica de los modelos de aprendizaje.

La investigacin acerca del desarrollo filogentico del sistema nervioso y en particular, del cerebro, alcanz con Santiago Ramn y Cajal su cumbre. Su doctrina del neurn, como se denomin por aos a su teora sobre la estructura y funcionamiento del sistema nervioso, dio inicio a las neurociencias. Su genial ley del uso y el desuso, esto es, va nerviosa que se utiliza frecuentemente robustece sus contactos neurales y facilita la transmisin del impulso, y va que no se emplea, disminuye contactos y dificulta la transmisin, sent las bases para la ms potente elucidacin de los estados y procesos mentales (Bunge, 1981). Esta elucidacin ha necesitado de casi un siglo para alcanzar su madurez, y sus desarrollos ltimos han terminado de definir a la psicologa como transdisciplina.

Un paso fundamental en este camino fue la postulacin hecha en 1949 por el psiclogo canadiense Donald Hebb (1949) acerca de un posible mecanismo cerebral como sustento del aprendizaje, la memoria y otras funciones psquicas. Propuso la existencia de asambleas de neuronas, formadas como producto de la experiencia, que producira circuitos cerrados reverberantes. Su idea era que, en caso de que una poblacin de neuronas se hallara ya activada en el momento en que otras establecieran sinapsis con ellas, esta activacin conjunta provocara lazos de retroalimentacin entre unas y otras neuronas, de manera que las primeras no slo activaran a las segundas, sino que tambin recibiran impulsos de stas, y as sucesivamente, hasta que las ltimas cerraran el circuito al activar, a su vez, a las primeras. Tales asambleas o circuitos continuaran su activacin, por lo tanto, aun en ausencia de los estmulos que la provocaron inicialmente, persistiendo as en el tiempo esto es, reverberaran por plazos variables, que Hebb pens apropiados en relacin a los diversos tipos de aprendizaje, memoria o percepcin conocidos.
No fue, sin embargo, hasta los '70 que pudieron llevarse a cabo los primeros experimentos contundentes acerca de la existencia de las sinapsis hebbianas y sus correspondientes asambleas de neuronas. En 1973, Bliss y Lomo ligaron un mecanismo, ya descripto por el primero en 1966, la potenciacin sinptica de largo plazo LTP, por las iniciales en ingls, long term potentiation, que reuna las caractersticas postuladas por Hebb, a procesos cognitivos. En sus experimentos, pudieron mostrar que la inhibicin de la activacin de las neuronas postsinpticas del hipocampo mediante el bloqueo de los receptores de glutamato, del tipo N-Metil-D-Aspartato NMDA, impeda en la rata el aprendizaje de una tarea de memoria espacial. El bloqueo de los receptores NMDA impidi la potenciacin sinptica, esto es, aunque las neuronas se hallaban activadas, el circuito no pudo establecerse y reverberar, privado de glutamato. LTP se convirti en el primer modelo experimental del mecanismo postulado por Hebb, que luego dara lugar a hallazgos similares en corteza y otros sitios neurales, as como a diversas variedades de potenciacin, de corto y largo plazo.

En la elucidacin de mente, estos hallazgos han jugado un papel fundamental. En los '80, Mario Bunge, un pensador y epistemlogo argentino de gran relevancia, bas en la tradicin Cajal-Hebb su elucidacin sistemtica de estados, procesos y sucesos mentales en trminos de estados, procesos y sucesos de los subsistemas plsticos del cerebro (Bunge, 1980, 1981). Como se sabe, los mamferos representan el punto de mayor complejidad en la evolucin cerebral y dentro de ellos, los humanos han alcanzado un grado de plasticidad neural que significa un salto cualitativo dentro de esa evolucin. Es sencillo observar que una elucidacin de este tipo incluye niveles neurales, bioqumicos y propios de la biologa molecular que en los ltimos aos ha postulado un conjunto de mecanismos moleculares como base de LTP. Esto significa que la psicologa ha devenido transdisciplina integrando simultneamente todos estos niveles.
La constitucin de un conjunto de subdisciplinas transdisciplinarias, como la psiconeuroinmunologa que estudia los efectos de procesos y estados psquicos sobre las variaciones del sistema inmune y, por tanto, de la salud de los organismos, la psiconeuroendocrinologa que enfoca en especial los efectos de los estados y procesos psquicos sobre el funcionamiento del sistema endocrino, o la psiconeuro-endocrino-inmunologa, as como los recientes desarrollos de las investigaciones sobre redes neurales, tributarias a la vez de la psicologa, la neurologa, y la modelacin computarizada, no ha hecho sino resaltar, en el ltimo tiempo, la pertenencia de la psicologa a las neurociencias, un grupo de ciencias transdiscipinarias.

No podemos ignorar, desde luego, que otro tanto puede mostrarse de la integracin transdisciplinaria que ha llevado al desarrollo de la psicologa social. Desde los clebres trabajos de Bruner y Posman acerca de la percepcin del tamao de las monedas en nios ricos y pobres, pasando por los de Kurt Lewin o Milgram, hasta el actual florecimiento de la psicologa social experimental, la psicologa ha devenido transdisciplina tambin en esta direccin, integrando igualmente los niveles sociolgicos, de las ciencias de la comunicacin, las ciencias polticas y la antropologa social.


LA FILOSOFIA COMO TRANSDISCIPLINA

Podemos pensar que tambin la filosofa ha sido concebida en diversas pocas como una disciplina transdisciplinaria. La llamada filosofa analtica, surgida entre fines del siglo pasado y las primeras dcadas de ste con el nacimiento de la lgica matemtica y las revoluciones producidas en la matemtica y en especial, en la geometra, sostuvo desde un comienzo la idea de que un pensamiento filosfico legtimo deba desarrollarse sobre la base del conocimiento, por parte del filsofo, del nivel alcanzado por la ciencia en el tema de su inters, al momento de elaborar su sistema. As, se consider inapropiado elaborar una filosofa del tiempo o del espacio que, de un comienzo, resultara incompatible con los avances alcanzados a partir de la teora de la relatividad.
Una posicin similar, pero de cuo propio, sostuvo en nuestro pas Jos Ingenieros. En su libro Proposiciones relativas al porvenir de la filosofa, publicado en 1918, afirma: "Donde las ciencias no lleguen con sus hiptesis experienciales, empezarn las hiptesis metafsicas, prolongndose legtimamente en lo inexperiencial".
La filosofa de la mente puede elegir este camino, como ha mostrado contundentemente Mario Bunge (1981) y tantos otros pensadores e investigadores, o una avenida diferente, en la que se le adelante lo filosfico a lo emprico y entre muchos ejemplos podramos aqu sealar algunos excesos, como el funcionalismo fodoriano.


PSICOANALISIS Y TRANSDISCIPLINA

No es sencillo abordar el problema de la relacin entre psicoanlisis y transdisciplina. En principio, existe una diversidad de escuelas dentro del psicoanlisis, y deberamos examinar el tema para cada una de ellas. Es algo usual que la constitucin de escuelas aluda a la confrontacin de mtodos y conceptualizaciones, que establece, precisamente, los lmites entre ellas. Por otro lado, la versatilidad del psicoanlisis es tambin muy amplia: la clnica psicoanaltica se aplica a una muy amplia gama de problemas, en forma individual, grupal o familiar; las reas que abarca comprenden desde la drogadiccin hasta la gerontologa, por sealar tan slo dos muy diferentes; los mbitos en que se desarrolla incluyen hospitales, escuelas, empresas, sindicatos, juzgados, crceles o entidades de defensa de los derechos humanos; el psicoanlisis aplicado se hace notar en muchas esferas de la cultura.
Tanta actividad en cooperacin con profesiones y saberes muy diferentes han permitido al psicoanlisis integrarse en quehaceres interdisciplinarios? La integracin ha provenido, ms de una vez, de la coincidencia en el marco psicoanaltico, que, sobre todo en nuestro pas, puede encontrarse como enfoque bsico tambin en la psiquiatra, la pediatra, la terapia ocupacional, la neurologa, el arte aplicado a la terapia o la odontologa. En ese sentido, se trata de interdisciplina, si aceptamos que, desde un mismo mtodo, se anan conocimientos diversos con el objetivo, por ejemplo, de brindar una atencin integral a un paciente en crisis severa de salud mental, y a su familia. Pero se plantea una diferencia con la interdisciplina hallada en el interior de las ciencias empricas: stas renen teoras diferentes.

En otras ocasiones, el psicoanlisis entra en relacin con disciplinas diferentes, por ejemplo, psiquiatra biolgica o psicologa experimental, cardiologa o pediatra de inspiracin no psicoanaltica. Es dable encontrar entonces distintos tipos de obstculos: el rechazo hacia metodologas de investigacin no ideogrficas, el desconocimiento del lenguaje standard en investigacin emprica, cierto grado de fundamentalismo, el recurso a la interpretacin salvaje de afirmaciones divergentes. Uno, sin embargo, supera a todos stos y es el que impide el trabajo interdisciplinario en este segundo sentido: la idea de que el psiquismo slo puede ser entendido desde un punto de vista psicoanaltico. Desde luego, la psicologa y la psiquiatra suelen sustentar, cada una y en oposicin, una bandera parecida, aceptando tan slo el valor pionero de las contribuciones de Freud en un conjunto de campos. Un debate sereno y ecunime acerca de esta cuestin se ha dado en algunos pases, pero no an en el nuestro.
Ha hallado el psicoanlisis una elucidacin transdisciplinaria del psiquismo en sus casi cien aos de existencia? No es ste un mbito apropiado para encarar una cuestin que necesita de un estudio profundo, pero no parece posible plantear siquiera el tema de modo tan general. Quiz podemos entender los esfuerzos de Bowlby por desarrollar la teora del apego como un paso en la direccin de la transdisciplina, desde el psicoanlisis, as como las investigaciones de Erick Erickson en torno a los estadios humanos, o las de Erich Fromm en torno a la agresin. Algunas cuestiones se suscitan de inmediato. Seran estos autores reconocidos como pertenecientes al psicoanlisis por miembros de otras escuelas psicoanalticas, en la actualidad? Tales avances transdisciplinares mantienen una metodologa ideogrfica o son deudores de la adopcin de otro tipo de investigacin? Al elucidar los conceptos correspondientes stos conservan el sentido que poseen dentro de las teoras psicoanalticas?
El psicoanlisis ha seguido, hasta ahora, un camino de diferenciacin que resulta acorde con supuestos clave de su teora. La proliferacin de escuelas puede tomarse como un resultado esperable en tal panorama, o bien, un fruto inadecuado, producto de intereses profesionales antes que tericos. En cualquier caso, no es sencillo unificar conceptos dentro de su propio campo.
Cualquier esfuerzo transdisciplinar, incluso exitoso, corre el riesgo de resultar parcial en estas condiciones.


LA TRASCENDENCIA DE LA TRANSDISCIPLINARIEDAD

Nos hemos ocupado, hasta aqu, de un concepto de transdisciplina que surgi asociado al de disciplina cientfica. En los ltimos tiempos, dos foros de la UNESCO (1986, 1994) han sido dedicados a promover una nueva visin del conocimiento, centrada en la transdisciplinariedad. Discutiremos aqu muy brevemente este concepto, tal como aparece en la Carta a la transdisciplinariedad, surgida del primer Congreso Mundial de Transdisciplinariedad, celebrado en Portugal en 1994, a fin de establecer algunas diferencias con el ya expuesto aqu, a fin de evitar equvocos.

Debido a la complejidad del tema, slo nos detendremos en algunos rasgos centrales del concepto tal como all se lo presenta, a fin de sealar algunas diferencias con el nuestro, y algunas dificultades del mismo.
En principio, el marco en que se presenta tal concepto de transdisciplinariedad hace hincapi en cuestiones de ndole social y planetaria: "Lo esencial en la
transdisciplinariedad reside en reconocer que no hay ni espacio ni tiempo cultural privilegiados que permitan juzgar y jerarquizar, como ms correcto, o ms exacto, o ms verdadero, complejos de explicacin y convivencia de la realidad que nos rodea. La transdisciplinariedad reposa sobre una actitud abierta, de mutuo respeto y hasta de humildad, con relacin a mitos, religiones y sistemas de explicaciones y conocimientos. La transdisciplinariedad es, en su esencia, transcultural" (DAmbrosio, 1986).

Lo transdisciplinar, en este sentido, parece aludir a trascender las disciplinas arte, ciencia, tradiciones o religin, ir ms all de cada una, buscando un nuevo dilogo entre las distintas formas culturales que ha producido la humanidad. El objetivo es, sin duda, encomiable y, al momento presente, malgr los autores, que parecen aberrar de las utopas, saludablemente utpico. Pero existe un conjunto de problemas que hacen de este concepto algo endeble e, incluso, poco coherente con el espritu que deba presidirlo. Un primer problema lo constituye el hecho de utilizar la palabra conocimiento para referirse a las distintas creaciones culturales, como mitos, religiones, ciencia o arte. Si bien no es imposible pensar tal concepto en un sentido amplio, que permita abarcar todas esas manifestaciones del espritu humano, es necesario entonces brindar esa definicin, a fin de establecer sus caractersticas y abrir la discusin. No es esto lo que hacen los autores, quienes dan, en este contexto, un lugar peculiar al conocimiento cientfico. As, en el documento de 1984 se sostiene que: "El conocimiento cientfico, a travs de su propio movimiento interno, alcanz un nivel que le permite iniciar un dilogo con otras formas de conocimiento"... y se habla de complementariedad entre ciencia y tradicin, y de "un nuevo racionalismo". Sin embargo, se caracteriza luego a las ciencias como "un saber fragmentado". Desde luego, se supone que este sentido de transdisciplinariedad se origina, precisamente, en la idea de que toda creacin cultural, por ser parcial, se halla fragmentada. Pero slo se sealan las limitaciones de la ciencia, no de otras disciplinas o saberes. Al tiempo que se le exige un papel ms dinmico iniciar el dilogo y se afirma, un tanto ligeramente, una complementariedad que debiera ser paciente y profundamente construida, se le adjudican un conjunto de errores u horrores.

En efecto, en palabras de Edgard Morin, los "carniceros disciplinares... dicen qu es necesario seccionar, rasgar, desenredar, despedazar el cuerpo del Saber, para poder explicarlo: es preciso matar para comprender". Es difcil advertir el respeto recomendado por la Carta, en esta pintura del procedimiento cientfico usual. Al mismo tiempo, la descripcin de los procedimientos experimentales, quiz? ha sido sustituida por una descalificacin, rica en palabras emocionales. Nada queda de la riqueza de la teorizacin cientfica, ni de la sabia sofisticacin de sus mtodos.

En el Prembulo a la Carta a la transdisciplinariedad, las afirmaciones se vuelven ms duras. Se sostiene que: "...la vida est seriamente amenazada por una tecnociencia triunfante" y no por el aumento de la opresin, de la violencia y de la pobreza; "el crecimiento exponencial del saber hace imposible toda mirada global del ser humano", quitndole as a nuestros contemporneos lo que en cualquier poca ha sido posible y raro lograr, y sin referirse al crecimiento exponencial de la miseria; "...el crecimiento de los saberes... aumenta la desigualdad entre aquellos que lo poseen y los que carecen de ellos" y no que esta desigualdad se debe a la desigualdad econmica y social en la participacin de los bienes sociales, entre ellos, la educacin; "...engendrando as desigualdades crecientes en el seno de los pueblos y entre las naciones de nuestro planeta" sin mencionar el podero de mafias, sistemas polticos corruptos o el poder militar, en suma, los intereses de ricos y poderosos impuestos salvajemente a poblaciones enteras, por medio del hambre, de la guerra, la expoliacin y el sometimiento. "La ruptura contempornea entre un saber cada vez ms acumulativo y un ser interior cada vez ms empobrecido, conduce a un ascenso de un nuevo oscurantismo" sin mencionar tampoco factores sociopolticos fuertemente ligados al oscurantismo. Se afirma la conveniencia de no hacer cosas que de hecho son imposibles, como "...reducir al ser humano a una definicin y de disolverlo en estructuras formales...", adscribindolas tambin a los procedimientos cientficos.
Pero el punto tcnicamente ms discutible se halla en las afirmaciones sobre lgica y lenguaje. En el artculo 2 de la Carta, se dice que "el reconocimiento de la existencia de diferentes niveles de realidad, regidos por diferentes lgicas, es inherente a la actitud transdisciplinaria". Desde qu perspectiva privilegiada puede afirmarse algo semejante? Cmo definir lgicas distintas y lograr un dilogo? Qu clase de lenguaje puede permitirnos hablar de lgicas diferentes, sin implicar, al mismo tiempo, alguna lgica? En el artculo 4 se afirma: "...la clave de la bveda de la transdisciplinariedad reside en la unificacin semntica y operativa de las acepciones a travs y ms all de las disciplinas". La contradiccin con las afirmaciones anteriores parece evidente. Ser posible tal unificacin utilizando lgicas distintas?

En la declaracin del '86 se dice que la transdisciplinariedad "...engendra una nueva interfundamentacin..." de las disciplinas. Tambin esta nocin requiere aclarar las afirmaciones sobre lgica, antes de que podamos comprenderla.
La contradiccin se hace ms evidente cotejando esta afirmacin contenida en la misma Declaracin: "...cualquier tentativa de reducir la realidad a un solo nivel siguiendo una nica forma de lgica, no tendr lugar dentro del campo de la transdisciplina".

Hemos intentado mostrar, en este esquemtico y rpido anlisis, que las citadas Declaraciones contienen nociones errneas acerca del mtodo cientfico propio de las disciplinas empricas, adolecen de superficialidad en el enfoque de problemas de gran trascendencia y muestran una tendencia a la descalificacin de la investigacin emprica. En nada contribuyen estos rasgos a los objetivos planteados por los autores, seguramente inspirados por los ms nobles fines que todas las personas de bien comparten.
No obstante, es importante reflexionar sobre estas cuestiones, para que la transdisciplinariedad no sea adoptada como excusa para un nuevo autoritarismo, en el que unos impongan a otros la "verdadera unificacin" de las perspectivas.

Podemos, finalmente, trazar la diferencia principal entre este concepto de transdisciplinariedad y el que aqu hemos intentado elucidar? En principio, el objetivo en las reuniones propiciadas por UNESCO es facilitar un dilogo constructivo y respetuoso entre las diferentes creaciones de las diversas culturas humanas.
En tal sentido, es un objetivo trascendente y deberemos esperar que su desarrollo acoja una visin ms conocedora de los rasgos propios del mtodo cientfico, y de la lgica, y no cometa parecidas inequidades con ninguna otra produccin cultural. El concepto de transdisciplina presentado aqu en primer trmino se halla acotado a disciplinas cientficas, aunque stas adopten diferentes perspectivas en su definicin de ciencia. As, es interior a una dimensin particular dentro de las creaciones culturales.


RESUMEN

En este trabajo se intenta una elucidacin de transdisciplina, como una etapa de desarrollo que puede alcanzar una disciplina madura cuando algunos de sus conceptos centrales son elucidados sobre la base de nuevas teoras y hallazgos. Los nuevos desarrollos retoman los antiguos en un nuevo nivel de anlisis, mediante el hallazgo de mecanismos cada vez ms ntimos para procesos ya estudiados de manera muy sostenida y detallada. La transdisciplina requiere una concepcin unificada del conocimiento y da por resultado campos nuevos, conceptos nuevos, leyes nuevas.
Se intenta, asimismo, caracterizar interdisciplina, como una unin de saberes frente a un tipo de cuestiones que requieren de un conjunto de disciplinas independientes para su adecuada solucin, sin crear lazos indisolubles entre esas disciplinas. Apunta a resolver problemas, aunando resultados, y no a desarrollar nuevas leyes. Los objetivos son los que unifican tal diversidad de conocimientos; stos se conjugan de mltiples maneras, tendiendo al logro de aqullos.
Se examina luego el campo de los saberes acerca del psiquismo y se argumenta que, tanto en su desarrollo temprano como en el actual, la psicologa constituye una transdisciplina y ha contribuido al desarrollo de un conjunto de transdisciplinas. Se discute tambin acerca de psicoanlisis y transdisciplina, tomando en cuenta la pluralidad de escuelas psicoanalticas y el papel jerrquico que parece jugar la teora psicoanaltica cuando se entrelaza con otros conocimientos.
El artculo se cierra con un abordaje polmico de las consideraciones vertidas en la Carta abierta a la transdisciplinariedad elaborada en el primer Congreso Mundial de Transdisciplinariedad de 1994, sealando que contienen nociones errneas acerca del mtodo cientfico propio de las disciplinas empricas, adolecen de superficialidad en el enfoque de problemas de gran trascendencia para la humanidad y muestran una tendencia a la descalificacin de la investigacin emprica. Estos rasgos parecen ir en contra de los trascendentes objetivos enunciados por los autores.


BIBLIOGRAFIA
BUNGE, M. (1980) Materialismo y ciencia. Barcelona, Ariel.
BUNGE, M (1985) El problema mente-cerebro. Un enfoque psico-biolgico. Madrid, Tecnos.
COMTE, A. (1990) La filosofa positiva. Mxico, Porra.
DILTHEY, W. (1948) Introduccin a las Ciencias del Espritu. Buenos Aires, Espasa Calpe.
ERIKSON, E. (1976) Infancia y sociedad. Buenos Aires, Paids.
FROMM, E. (1975) Anatoma de la destructividad humana. Mxico, Siglo XXI.
HEBB, D. (1949) The Organization of Behavior. A Neuropsychological Theory. New York, Wiley & Sons.
HUSSERL, E. (1962) La filosofa como ciencia estricta. Buenos Aires, Nova.
INGENIEROS, J. (1918) Proposiciones relativas al porvenir de la Filosofa. Buenos Aires, Talleres Grficos Argentinos.
KANDEL, SCHWARTZ, JESSELL (1991) Principles of neurosciences. New York, Academic Press.
KLIMOVSKY, G. (1994) Las desventuras del conocimiento cientfico. Una introduccin a la epistemologa. Buenos Aires, AZ.
NIETO SAMPEDRO, M. (1988) "Plasticidad sinptica", Investigacin y ciencia, 138, 40-49.
OCONNOR, D. J. (1967) Historia crtica de la filosofa occidental. Buenos Aires, Paids.
RUSSELL, B. (1919) Introduction to Mathematical Philosophy. Londres, Allen & Unwin.

Texto extrado de Psicoanlisis APdeBA - Vol. XXI - N 3 - 1999
Seleccin y destacados: S.R.

Con-versiones setiembre 2005

 

 

        

 

copyright 2005 Conversiones.com Todos los derechos reservados.